Notimundo

06
Enero

CIUDAD DE MEXICO, 5 de enero (SinEmbargo/EFE).- Los niños y adolescentes mexicanos sufrieron en 2017 un año “terrible” al registrarse altas cotas de violencia y un nivel flagrante de impunidad, denunció hoy la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim).
“Vemos con preocupación que este 2017 fue un año terrible para la infancia en México. Observamos un patrón del Estado mexicano que reflejamos en tres elementos; silencios, vacíos y retrocesos”, dijo a Efe el director ejecutivo de la Redim, Juan Martín Pérez.
El Balance Anual 2017 de la Redim, presentado este viernes, destaca un aumento de homicidios de niños y adolescentes, coincidiendo con la ola de violencia que afecta el país y que llevó al peor registro -23.101 asesinatos hasta noviembre- en dos décadas.
Las estadísticas de homicidios muestran que durante los primeros cuatro años de mandato del presidente Enrique Peña Nieto (2013-2016) diariamente fueron asesinados 3 niñas, niños y adolescentes, señala el informe.
Y se estima que la tasa de homicidios de la población de 0 a 17 años -de 4,1 casos por cada 100 mil habitantes en 2016- se incremente al cierre del presente año.
Desde 2006 a la fecha, cuando arrancó la llamada guerra contra el narcotráfico en México, se han contabilizado 11 mil 470 niños y adolescentes asesinados en el país.
“Siete de cada diez son por arma de fuego, y la mayoría son varones. Hay una relación directa en homicidios y territorios donde el estado enfrenta el crimen organizado”, apuntó el experto.
Además, explicó que no hay datos oficiales sobre cuántas de estas muertes pueden corresponderse a jóvenes que forman parte del crimen organizado, y denunció que el Estado no reconozca la figura de “reclutamiento forzado”.
Estos jóvenes, prosiguió, “deberían ser reconocidas víctimas, pero aquí son juzgados”.
Otro grave problema que enfrenta la niñez en México son las desapariciones, ya que uno de cada cinco casos corresponde a menores.
Del total de 6 mil desapariciones de niñas, niños y adolescentes 7 de cada 10 han ocurrido durante el gobierno de Enrique Peña Nieto.
“Con Peña Nieto se institucionalizó la epidemia de desaparición de mujeres y adolescentes”, apuntó Pérez.
Subrayó que en el céntrico Estado de México, donde el hoy presidente fue gobernador de 2005 a 2011, se registran el 25 % de las desapariciones.
Por lo que respecta al total de delitos sexuales, 4 de cada 10 víctimas tenían entre 0 y 19 años; por cada 10 víctimas en este rango de edad, 8 eran mujeres y 2 hombres.
En este contexto, el titular de Redim se mostró preocupado por la rampante impunidad.
Aunque hay pocos datos, la Redim destacó que, según los Censos de Procuración e Impartición de Justicia Estatal, de los delitos observados que podrían afectar de manera directa a niñas, niños y adolescentes, solo 3 de cada 100 delitos registrados en 2015 tuvieron sentencia condenatoria.
Pérez habló de sucesos paradigmáticos que ponen de relevancia la falta de interés de las autoridades en dar seguimiento a estos casos.
Por ejemplo, recordó el caso del tráfico con 22 menores de edad en el norteño estado de Sonora y las irregularidades en decenas de casos de adopción, denunciado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), que en una reciente recomendación alertó de “dilación e irregular integración de las averiguaciones previas”.
También habló del colegio Rébsamen de la Ciudad de México, donde murieron 19 niños sepultados tras el terremoto del 19 de septiembre en México, y cuya dueña se encuentra prófuga.
En todos estos sucesos, apuntó, “la impunidad está garantizada”.
Uno de las tragedias más brutales fue el de la niña Valeria, de 11 años.
La menor desapareció el 8 de junio después de subir a un vehículo de transporte público del municipio de Ciudad Nezahualcóyotl, Estado de México, y su cadáver fue hallado al día siguiente con huellas de haber sido ultrajada.
Redim, una coalición de 75 organizaciones civiles, acusó a las autoridades del “absurdo administrativo” de esperar de 48 a 72 horas para actuar.
El presunto autor del crimen no llegó a ser juzgado. Poco después de ser detenido, días después del suceso, apareció asesinado en su celda.
“Hay una clara intención de no investigar, porque hay una lógica de manejo político y mediático”, lamentó el especialista.
Este año electoral, donde se elegirán más de 3 mil 400 cargos públicos, entre ellos el presidente y el alcalde capitalino, puede poner más si cabe en entredicho los derechos de la infancia.
Pérez recordó que no se debe usar a los niños como “mascotas electorales”. Y lamentó que los candidatos “van a buscar tener solo el lado tradicional o típico de los niños, la foto, pero no podrán el asunto en su agenda”.

06
Enero

BRUSELAS, Bélgica, 30 de noviembre (AP).- La Federación Internacional de Periodistas, la organización de trabajadores de medios de comunicación más grande del mundo, denunció el sábado que al menos 81 reporteros fueron asesinados haciendo su trabajo este año, la mayoría en México, con 13 homicidios. Advirtió también que se ha disparado tanto la violencia como el acoso contra quienes laboran en los medios.
En su informe anual “Kill Report” (Reporte de asesinatos), la FIP denunció que los reporteros perdieron la vida en homicidios selectivos, atentados con coches bomba e incidentes de fuego cruzado en todo el mundo. Adicionalmente, más de 250 periodistas fueron encarcelados en el año que está por concluir.
El número de muertes registrado hasta el 29 de diciembre fue el más bajo en una década, por debajo de los 93 alcanzados en 2016. El mayor número de muertos este año se produjo en México, pero muchos también murieron en zonas de conflicto en Afganistán, Irak y Siria.
La FIP dijo sospechar, aunque no lo pudo confirmar oficialmente, que al menos otro periodista fue asesinado el jueves en un atentado perpetrado por un terrorista suicida del grupo Estado Islámico contra un centro cultural chií en Kabul, en el que murieron al menos 41 personas.
El presidente de la FIP, Philippe Leruth, dijo que aunque la caída en las muertes “representa una tendencia a la baja, los niveles de violencia en el periodismo siguen siendo inaceptablemente altos”.
Enfatizó que la FIP considera “muy preocupante que esta disminución no pueda vincularse a ninguna medida de los gobiernos para abordar la impunidad de estos crímenes”.
Ocho mujeres periodistas fueron asesinadas, dos de ellas en democracias europeas: Kim Wall, en Dinamarca, quien murió asesinada en el submarino de un inventor del que ella escribía, y la periodista de investigación maltesa Daphne Caruana Galizia, quien murió por una bomba adosada a su coche.
Más allá de las muertes, la FIP advirtió que “un número sin precedentes de periodistas fueron encarcelados u obligados a huir, que la autocensura estuvo muy extendida y que la impunidad por los asesinatos, hostigamientos, ataques y amenazas contra el periodismo independiente se han extendido a niveles epidémicos”.
En Turquía, donde la presión oficial sobre los medios de comunicación ha aumentado vertiginosamente desde un intento fallido de golpe de Estado en julio de 2016, se ha vuelto notoria por poner a los reporteros entre rejas. Unos 160 periodistas están encarcelados en Turquía -dos tercios del total mundial-, según el informe.
La FIP también expresó su preocupación por India, la democracia más poblada del mundo, donde dijo que los ataques contra periodistas están motivados por el populismo violento.
A continuación la lista de los países con el mayor número de asesinatos contra los trabajadores de los medios de comunicación: México: 13; Afganistán: 11; Irak: 11; Siria: 10; India: 6; Filipinas: 4; Pakistán: 4; Nigeria: 3; Somalia: 3; Honduras: 3.

06
Enero

WASHINGTON, EE.UU., 5 de enero (EFE).- El déficit comercial de Estados Unidos creció un 3,2 % en noviembre de 2017 y quedó en un saldo total de 50,500 millones de dólares, lo que marca su punto más alto en casi seis años, desde enero de 2012, según informó hoy el Departamento de Comercio.
Ese récord relativo en el déficit lastrará probablemente el crecimiento del producto interior bruto (PIB) estadounidense en el último trimestre del año, a falta únicamente de conocer los datos sobre diciembre, según los analistas.
Estados Unidos ha mantenido tradicionalmente un abultado saldo negativo apoyado en el importante peso del consumo interno en la economía nacional, y el mayor gasto en importaciones tiene que ver también con la salud de la economía estadounidense.
Pero el presidente estadounidense, Donald Trump, considera el déficit comercial una señal de debilidad económica, y ha culpado por ello a los acuerdos comerciales con otros países que, a su juicio, son la raíz de la pérdida de empleos en el sector de la manufactura en Estados Unidos.
En noviembre, las exportaciones estadounidenses alcanzaron los 200,200 millones de dólares, 4,400 millones más que en octubre, mientras que las importaciones se situaron en 250.700 millones de dólares, 6,000 millones más que en el mes previo.
El saldo comercial negativo fue ligeramente superior a lo esperado por los analistas, que anticipaban un déficit de alrededor de 50,000 millones tras la cifra de octubre, revisada al alza y que quedó en 48,900 millones de dólares.
Entre enero y noviembre de 2017, los datos más recientes de los que dispone el Departamento de Comercio, el déficit en el comercio de bienes y servicios de EE.UU. ha aumentado el 11,6 % en relación al mismo período de 2016, un auge de 53.400 millones de dólares.
Esto se debe a aumentos tanto de las importaciones, que se incrementaron en 166.100 millones de dólares en esos meses, equivalente al 6,7 %, como de las exportaciones, que subieron 112,700 millones de dólares o el 5,6 % respecto al mismo periodo de 2016.
En el caso de China, el déficit se incrementó en 1,500 millones de dólares, hasta los 35,400 millones de dólares, con lo que el saldo comercial negativo desde enero se eleva a los 344,400 millones.
También subió en 1.500 millones de dólares el déficit con la Unión Europea (UE), hasta los 14,700 millones, lo que deja el saldo negativo con el bloque entre enero y noviembre en los 135,600 millones.

22
Diciembre

BOGOTA, Colombia, 20 de diciembre (AFP).- Poco más de un centenar de defensores de derechos humanos y líderes sociales han sido asesinados en 2017 en Colombia, tras el pacto de paz con los rebeldes de las FARC, informó este miércoles la ONU.
Los homicidios “han ocurrido en zonas de las cuales salieron las FARC, y en las que se ha generado un vacío de poder por parte del Estado”, indicó en un comunicado la Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.
La Oficina ha verificado hasta este 20 de diciembre “un total de 105 homicidios”, señaló el comunicado. Otros 11 casos están en proceso de verificación.
El gobierno difiere de esas cifras y niega que exista un patrón sistemático en los homicidios.

Página 1 de 942