Discrepando

Miércoles 16 del 2014

Ultima actualización06:07 PM GMT

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Bienvenido estimado visitante

Estados Unidos y el centro de espionaje más grande del mundo salen a la luz, construye su "mayor centro de espionaje" en el desierto de Utah

E-mail Imprimir PDF
desierto-utah

(Fayerwayer.com).- Hasta 20 mil millones de millones (20,000,000,000,000.000) de contactos entre personas han sido interceptados y almacenados por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos desde el año 2001 hasta ahora. Y seguramente nadie tiene idea de aquello.

Según un reportaje publicado por el periódico The New York Times en el 2005 y ahora confirmado por la revista Wired en un reciente reportaje, junto con lo otorgado por dos empleados de la NSA, sabemos que dicha institución está conectada directamente a las compañías proveedoras de telecomunicaciones, como por ejemplo AT&T y Verizon, donde existen salones secretos dentro de los edificios de dichas empresas y tiene presencia la NSA, la cual ha logrado evadir con maestría a las instituciones reguladoras de dichas prácticas ilegales y anti-constitucionales, aunque el acta llamada Foreign Intelligence Surveillance Act of 1978 Amendments Act of 2008, aprobada por el Congreso de Estados Unidos en el año 2008, hace que la gran mayoría de esto sea legal. ¿Qué ganaron las compañías? Inmunidad a las demandas judiciales en la fiscalía.

Pero ya dijimos que eso es solo un ejemplo, pues lo peor es que se está presente en los satélites que orbitan el planeta y además proveen de sus servicios a Europa, Asia y países del Pacífico. No solo eso: los cables subterráneos y submarinos también están interceptados. Internet, telefonía, lo que sirva para comunicarse.

Todo está siendo grabado; llamadas telefónicas, correos electrónicos y hasta las búsquedas que hacemos en Google. También los rastros que dejamos en sistemas cotidianos basados en la informática y computación, contando compras en línea, itinerarios de viajes, boletas de estacionamiento y más. Mucho más.

¿Qué hacer con tanta información? Ocurre que se está construyendo en Utah algo que la revista Wired llama "el centro de espionaje más grande del mundo"; un centro de datos denominado Utah Data Center (UDA) que bajo una inversión de USD $2 mil millones pretende almacenar todo lo recogido en estos últimos once años. Se inaugura en septiembre del 2013.

Pero el asunto no es únicamente guardar cosas en discos duros, pues la variedad de lo que se ha espiado es enorme, desde la ya mencionada información personal hasta reportes financieros, de seguridad nacional extranjera y, en resumen, todo lo que abarca datos políticos, legales y económicos, siendo esta información codificada o encriptada, como es de esperarse.

Pese a esto, la NSA tiene todo planeado y es por eso que parte del proyecto UDA es tener una super-computadora que a través de la fuerza bruta logre decodificar la información, todo en una instalación llamada "Multiprogram Research Facility". Utilizar este método sin duda requiere de un gran poder de cálculo, por lo que se estima que en el año 2018 la nueva super-computadora de alto rendimiento estará conectada directamente a las bases de datos del UDA para trabajar en simultáneo.

Por el momento, este enorme centro de datos (data center) servirá para guardar lo recogido y traspasarlo directamente a la NSA, institución que se encarga de entregar los datos al Pentágono, la Casa Blanca y la CIA, toda filtrada y clasificada a la perfección, según el nombre de la persona que se requiera.

La única protección que tenemos es encriptar las comunicaciones en Internet bajo el esquema de cifrado Advanced Encryption Standard (AES), estándar que aún significa un dolor de cabeza para la NSA y en el día de hoy es uno de los más populares del planeta, estando integrado en los navegadores web y programas de correo electrónico mayoritariamente, canales que por el momento siguen siendo relativamente seguros, al menos hasta que entre en operación la super-computadora del UDA.

Para finalizar, y en un intento por generar conciencia en la población, una fuente anónima dijo lo siguiente respecto al trabajo de espionaje que realiza la NSA:

"Todos son un objetivo; cualquiera que se comunique es un objetivo."

Estados Unidos construye su "mayor centro de espionaje" en el desierto de Utah

(BBC).- ¿Se parece cada vez más nuestro mundo al de la pesadilla orwelliana en el que todas nuestras comunicaciones son vigiladas?

La inquietante pregunta que suscitó la célebre novela "1984" ha resurgido en Estados Unidos tras la publicación hace dos semanas de un clic artículo de uno de los mayores expertos en espionaje del país, James Bamford, sobre la construcción del "mayor centro de espías" en un paraje desértico del estado de Utah (oeste).

El centro, de 90.000 metros cuadrados (cinco veces el Capitolio de Washington D.C.) y protegido por fuertes medidas de seguridad, debería comenzar a funcionar en septiembre de 2013, según el artículo de Bamford, publicado en el número de abril de la revista Wired.

"Circulando por sus servidores y enrutadores y almacenados en bases de datos casi sin fondos estarán todo tipo de comunicaciones", escribió Bamford, "entre ellas los contenidos completos de correos privados, llamadas de celular y búsquedas de Google, así como todo tipo de huellas de datos personales: tickets de estacionamiento, itinerarios de viaje, compras de libros y otra 'basura de bolsillo' digital".

Bamford cita a un exalto cargo de inteligencia estadounidense, William Binney, quien juntando sus dedos índice y pulgar le dice: "Estamos solo a esta distancia del Estado carcelero y totalitario".

Prácticas invasivas

Afirmaciones como esa han generado inquietud. Muchos en Estados Unidos han conocido de la construcción del centro de Utah gracias al artículo de Bamford, a quien se le reconoce un gran acceso a las fuentes de inteligencia del gobierno.

Algunos expertos en inteligencia y ciberseguridad creen que el artículo de Bamford peca de alarmista.

Pero quienes han dado credibilidad al autor, sostienen que la agencia responsable del proyecto, la Agencia de Seguridad Nacional (NSA en inglés), es criticada por lo que algunos consideran prácticas invasivas.

"La NSA ha violado la ley durante muchos años y ha vigilado sin ningún control las comunicaciones de los estadounidenses, incluso de aquellos que no tienen ninguna conexión con el terrorismo", asegura a BBC Mundo el portavoz de la Unión de libertades civiles de Estados Unidos (ACLU, por sus siglas en inglés), Zackary Katznelson.

Tratando de acallar las críticas, el jefe del NSA, el general Keith Alexander, compareció hace una semana en el Congreso para asegurar que su agencia no espía a ningún estadounidense sin una orden judicial.

Interrogado por los legisladores, Alexander respondió que la NSA no intercepta por rutina las conversaciones telefónicas o la correspondencia electrónica de los estadounidenses.

Pero no aportó más información sobre el centro de datos de Utah.

Ciberataques

Se conoce su costo, US$2.000 millones, y que forma parte de la Iniciativa Integral para la Ciberseguridad Nacional, un plan puesto en marcha en 2008 durante la presidencia de George W. Bush para contrarrestar las crecientes amenazas de ciberataques y en particular aquellos que podrían ir dirigidos a la red eléctrica del país o al mercado financiero.

No se sabe cuántos "espías" trabajarán en el centro, ni cuáles serán sus funciones.

"El hermetismo que rodea a este proyecto y a la NSA no nos permite saber qué se hará exactamente en ese centro", le dice a BBC Mundo Matt Blaze, un experto en ciberseguridad de la Universidad de Pensilvania.

Tras los ataques del 11 de septiembre de 2001, las agencias de inteligencia de EE.UU. fueron cuestionadas por no haber detectado la amenaza y la administración de Bush (2001-2009) llevó a cabo una profunda reforma de estas.

Ahora, muchas críticas se centran en las posibles invasiones a la privacidad de los ciudadanos. Pese a las objeciones, algunos políticos republicanos han propuesto recientemente ampliar aún más los poderes de la NSA.

"El miedo al terrorismo se ha extendido tanto que a veces el imperio de la ley queda abandonado", censura el portavoz de ACLU.

"Desde la era Bush nadie confía en lo que hace la NSA", comparte James Andrew Lewis, analista del Centro para los Estudios Estratégicos e Internacionales, con sede en Washington. No obstante, Lewis cree que el artículo de Bamford es exagerado y que el autor buscaba llamar la atención.

Océano de información

ley estadounidenses pone a las agencias de inteligencia ciertos límites respecto al acceso a información privada de los ciudadanos del país, como la necesidad de una orden judicial, pero no se sabe si esas restricciones son respetadas, según los expertos.

Las limitaciones respecto a ciudadanos extranjeros son, sin embargo, mucho menores.

En teoría, explica Blaze, el principal interés de los espías reside en las comunicaciones militares y diplomáticas extranjeras, que suelen estar codificadas y la mayor parte del trabajo, agrega, no consiste tanto en extraer el contenido de aquellas (leer e-mails y escuchar conversaciones), sino en analizar el tráfico (quién se comunica con quién).

Lewis cree que el centro podría mejorar la eficacia de la inteligencia estadounidense: "Su gran tamaño permitirá almacenar y analizar el creciente volumen de información que circula por las redes".

El tráfico de internet se cuadruplicará entre 2010 y 2015, según un estudio de la empresa de tecnología Cisco. En 2011, 2.000 de las 7.000 millones de personas del mundo eran usuarios de internet, mientras que en 2015 esa cifra ascenderá a 2.700, según la firma de investigación IDC.

Estados Unidos no es el único país que está destinando cada vez más recursos a vigilar internet y otras redes. Los expertos señalan que ningún servicio de inteligencia de una gran potencia puede permitirse ignorar el océano de información que circula por todo el mundo.

En opinión de Blaze, en adelante se construirán más centros de datos gigantescos centro como el del desierto de Utah.

(BBC Mundo, Fernando Peinado)

Artículos anteriores